31º Domingo de T.O. (reflexión de Rosalino Dizon Reyes)

Ross Reyes DizonHomilías y reflexiones, Año ALeave a Comment

CRÉDITOS
Autor: .
Tiempo de lectura estimado:

Sencillez desacostumbrada pero necesaria

En Jesús hay coherencia entre el pensar y el decir y, asimismo, entre el decir y el hacer.  No somos cristianos si nos falta tal sencillez.

Esta vez, se dirige Jesús a la gente y a sus discípulos para confortarlos.  Es que fácilmente pueden desconcertarse y desanimarse, viendo la mala conducta, la falta de sencillez, de los dirigentes religiosos.

E indica Jesús que la distinción entre el magisterio y los que lo ejercen es decisiva.  Quien reconoce que el mal comportamiento de los maestros no necesariamente invalida sus pronunciamentos magisteriales puede mantenerse tranquilo y optimista.  Después de todo, es Dios quien garantiza la eficacia del magisterio.

Pero Jesús no permite a los malos maestros salirse con la suya.  Al contrario, denuncia categóricamente el decir y no hacer de ellos.  Pone al descubierto además su carácter de maestros insoportables, su jactancia y vanagloria.  Critica también su afán de ser reconocidos y servidos por los demás.

Pero nada de eso, de esa falta de sencillez y sinceridad, entre los que buscamos seguir a Jesús.

Deja bien claro Jesús que no hay que seguir el ejemplo que dan los catedráticos que se apartan del camino.  Ellos hacen tropezar a muchos en la observancia de la ley.  En lugar, pues, de imitarlos, los que queremos pertenecer a Jesús seremos los servidores de los demás.  No nos enalteceremos.  Más bien, nos humillaremos.

Seguiremos el ejemplo contagioso de servicio y humildad que nos ha dado nuestro Maestro y nuestro Señor.  Lavó Jesús los pies a sus discípulos; lo haremos asimismo.  Imitaremos al que vino, no para ser servido, sino para servir y dar su vida por todos.  Procuraremos tenerles tanto cariño a nuestros hermanos, —uno solo es nuestro Padre—, que desearemos entregarles incluso nuestras vidas.

Así nos caracterizará la sencillez de los pobres, quienes conservan la verdadera religión (SV.ES XI:120).  Como los pobres con fe viva, los que imitaremos a Jesús jamás perderemos la paciencia y la esperanza.

Y, ¿qué pasa cuando ayudamos con sencillez a los necesitados, como lo hacía Jesús?  Proclamamos, seguramente, su muerte, su entrega total, hasta que él vuelva.  Así la proclamaba de manera sencilla y contagiosa, claro, la madre del obispo paúl, Andrew E. Bellisario.

Señor Jesús, suscita en nosotros la sencillez que rompa los esquemas de hipocresía, duplicidad y soberbia que presenciamos hoy.

5 Noviembre 2017
31º Domingo de T.O. (A)
Mal 1, 14b – 2, 2b. 8-10; 1 Tes 2, 7b-9. 13; Mt 23, 1-12

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *